AMIGOS DE SIEMPRE

Datos personales

Mi foto
la laguna, santa cruz de tenerife, Spain
mujer enamorada del viento cuando me sopla y me hace estremecer, soñadora persegidora incansable de sus metas, ser humano en etapa de aprendizaje y crecimiento constante, amiga de las nubes de las palmeras y del risueñor, mi camino me lleva a creer ciegamente en mi misma.

lunes, 10 de agosto de 2009

Camino a Monterrey (Encontre a Jose)





Ya en el helicóptero me estaba ajustando el cinturón y vi subir a Javier, mi sorpresa fue tal, no podía creerlo. Me quede atónita.
Me había estado vigilando todo este tiempo, y no me di cuenta de la presencia policial.

_Hola janet, te advertí que estabas siendo vigilada, y también te dije que no quería que te acerques a José.


_Javier… yo, tengo que volver hablar con el


_parece que no entiendes la gravedad del caso, janet y me duele decirte esto, pero tu no iras a reunirte con nadie a ningún lado, te llevare de regreso a tu hotel.


_No, tu no puedes hacer esto, tengo mis derechos, soy una ciudadana que quiere subir al Huascaran, y si no tienes una orden de detención, no puedes detenerme.

Javier se acerco tanto a mí que pensé que…
Que me detendría, tuve miedo, pero me miro con mucho amor.


_Janet solo quiero protegerte, tu me gustas mucho, me estoy enamorando de ti, y no quiero que esta historia acabe mal, olvídate del José ese, o como se llame, y cálmate, yo solo quiero que me dejes cuidarte. Por favor baja de este helicóptero, hazlo ven conmigo vamos a mi casa, quiero darte un día especial, di que si por favor, di que si.

_No. Lo siento, subiré encontrare a José, quiero volver a verlo, hablar con el, y luego de eso te prometo que no volveré jamás nunca a cruzarme en tu trabajo.

Javier soltó mis manos, y se puso los lentes.

_Tienes razón sabes, no puedo obligarte a bajar y desistir de ir, pero tienes que saber que si decides ir, no podré cuidar más de ti, y formaras parte de los sospechosos, ya no podré ayudarte ni protegerte.

_Lo entiendo, pero de igual forma subiré, lo lamento mucho si te estoy fallando, tengo que subir. Te agradezco todo lo que has hecho por mí, hasta hoy Javier.


Luego de eso Javier se retiro y por fin el helicóptero pudo iniciar su vuelo, me quede mirando a Javier , de pie ahí observándome, y me sentí mal por el, por que era un buen hombre, quizás si nunca hubiera conocido a José, y a Javier si, quizás seria Javier a hora el hombre que estuviera en mis pensamientos y no José, pero nada podía hacer ya, aunque sabia que ponía mi persona en riesgo, nada era mas importante que volver hablar con José, el vuelo iba a durar aproximadamente 40 minutos.

Ya podía observar los caminos que habían utilizado los excursionistas,
Mas adelante se veía ya las campañas de los equipos de turismo, José estaba entre ellos, mi corazón latió, otra vez estaba ahí yo alucinando con volver a verlo, abrazarlo, eso quería solo eso, no buscaba la verdad solo buscaba sus labios. No me importaba nada yo no creía que José fuera un criminal, no lo creía y punto, era mas fuerte este sentimiento que me unía a el, no lograba entenderlo.
El helicóptero descendió justo a unos metros de donde estaban los escaladores, se acercaron algunos a curiosear quien llegaba, y hasta bromearon con mi presencia, jejejeje.
Todos menos uno, al que yo había ido a buscar.
¿Donde esta José? me preguntaba.
Pregunte a los turistas, a los exploradores y los guías, mientras bajaban algunas provisiones para el campamento.

Antes de que me respondieran, veía muy lejos del grupo una figura, solitaria estaba de espaldas, como si nada de lo que sucediera a su alrededor le interesaba.

Camine directamente a el

_José… José eres tú


ese momento fue casi soñado, estaba ahí de espaldas a mi, atónito sin responder, paralizado sin darme cara aun, sin saber que hacer, pero era el, su porte su cabello, su espalda era José, lo tenia cerca, mi garganta tenia un nudo ya no pude decir nada mas, solo me acerque despacio, temblando de miedo, no sabia que seguiría , ni que estaba haciendo yo ahí, lo tome de la mano y temblaba, jamás pensé que volvería a verlo así en esa situación algo extraña, pero estábamos ahí los dos, y no podíamos escapar uno del otro.

Apretó mi mano, y se volvió lentamente